viernes, 7 de agosto de 2020

Hasta el "pequeño Nicolás" podría estar involucrado en las supuestas "aventuras sexuales" del emérito


El silencio, la opacidad, el secretismo, los escándalos amorosos, una fortuna que según New York Time estima en más de dos mil millones de euros, la exagerada omisión de la prensa española y la reciente investigación Suiza por blanqueo de capital que pesa sobre el rey honorífico Juan Carlos I, sólo abren conjeturas para un puzle a través de testimonios y comidillas populares, mientras el rey Felipe VI, ni nadie de la Casa Real le aclara al pueblo español sobre el surtido y vergonzoso escándalo a lo que es sometido España en la prensa del mundo por la actuación de su padre como Jefe de Estado, convirtiendo al propio rey en cómplice de tanto oscurantismo o secretismo.
Entre comidillas el emérito ha sido sospechado, desde comisiones por negocios de petróleo, ventas de armas, su asociación con los Pujol, empresas off shore, paraísos fiscales a partir de algunos juicios de opinión de indicios y datos incompletos y hasta supuestos que comprometen al emérito y obviamente embarran la institución que en persona sustenta el rey Felipe VI como heredero principal de la fortuna Borbón.
Todo esto en cuanto a la misteriosa y sospechada fortuna que podría estar escondiendo Juan Carlos I, dentro y fuera de España. Hasta algunos aducen que sería imposible medir la inconmensurable fortuna del emérito, pues le atribuyen meter mano en las grandes privatizaciones de las empresas del Estado, tanto energética como de transporte, comunicaciones, prensa y fusiones bancarias consolidándose en el hombre más rico del mundo y conducir en las sombras, la economía y la política española aprovechándose de su figura constitucional inviolable.
Por otra parte y de igual manera, la indignación y asombro popular sobre el emérito son y fueron sus ritos amorosos gastando grandes fortunas del erario público o con prebendas laborales, apareciendo en los rumores sus amoríos con Sara Montiel, Bárbara Rey, Sol Bacharach, incluso Raffaela Carrá. Un  sex symbol trucho que sólo lograba llevar aparentemente a una mujer a su cama encandilando con su nobleza y la "pasta", hasta llegar a Corinna zu Sayn-Wittgenstein con la que también del affaire tenía supuestamente negocios oscuros que ahora se investigan en Suiza y se ha creado un paripé judicial paralelo en España
Pero además, también corre el rumor sobre un hecho más perverso según apuntan algunos críticos. El "pequeño Nicolás", el joven que se infiltró en las altas esferas del poder político y económico español ni siquiera por su inteligencia ni por sus dotes de oratoria, ni por su audacia, sino por una relación supuesta con el propio rey Juan Carlos de Borbón, teniendo en cuenta que el jóven tenía su teléfono personal del ahora emérito y en varias oportunidades hizo público con total soltura que representaba a la corona haciendo uso de vehículos oficiales y escoltas, llegando incluso a afirmar (por lengua larga) que había trabajado como colaborador para el Centro Nacional de Inteligencia y hasta desfiló como invitado especial en el besamanos celebrado en el Palacio Real tras la proclamación de Felipe VI como rey, invitación súper supervisada y aprobada por la Casa Real, incluso sumando otra gran coincidencia, pues el joven de apenas 18 años, sin trabajo, hecho en las noches de discotecas y reuniones selectas de ocio entre copas, ritmos y saraos como eje motivador de jovencitas, moviéndose como un pez en el agua con altos dirigentes políticos, empresarios, fundamentalmente en la sede de la dirección del Servicio de Inteligencia Español donde se paseaba como niño por su casa, de la noche a la mañana, logró que una poderosa empresa, le permitió montar su propio búnker en una mansión de la exclusiva calle Carbonero y Sol en el barrio elitista de "El Viso", no sólo pagándole el alquiler de 5.100 euros al mes sino además el amueblamiento completo y el montado de cámaras de seguridad, donde el pequeño Nicolás tenía el control absoluto de todo el perímetro de la casa interior y exterior.
Precisamente en ese búnker el pequeño Nicolás montaba sus saraos juveniles privados y aunque muy extraña la situación hasta este punto, lo más sorprendente fue precisamente que la coincidencia entre tantas coincidencias, la propiedad pertenecía y aún pertenece a un pariente cercano y amigo de la familia Borbón, el príncipe de Preslav, Kiril de Bulgaria.
La conjetura final en esta línea, ha llevado a la especulación de muchos a suponer que el rey se servía del pequeño Nicolás para obtener "carne fresca juvenil" a sus apetencias sexuales, por eso el niño tenía en consecuencia todas las puertas abiertas y el dinero suficiente para moverse en el mundo político, empresarial y hasta entreverarse entre el Servicio Secreto Español.

jueves, 6 de agosto de 2020

Militantes y Juventud Socialista, critican a Sánchez por su defensa a la monarquía en medio del escándalo.



Pedro Sánchez, a emitido un comunicado a las bases del PSOE expresando que: "La monarquía parlamentaria es parte del pacto constitucional. Y somos leales, de principio a fin". Agregando
"La monarquía parlamentaria es un elemento de ese pacto, no todo el pacto. Todo el pacto es la Constitución y no se puede trocear y seleccionar a capricho. Somos leales a la Constitución; a toda, de principio a fin. Y la defenderemos a las duras y a las maduras".
Expresando finalmente que "QUE NO SE JUZGA A LAS INSTITUCIONES, SE JUZGA A LAS PERSONAS".
Lo que en definitiva ignora el presidente de gobierno es que el rey es en si mismo la institución como lo instituye e indica claramente la Constitución con nombre y apellido personal del monarca. Ni la reina, ni las princesas, ni los parientes del rey son parte de la institución Secretaría de Estado, sólo el rey es en su constitución personal el Jefe de Estado y por ende el único al que se le confiere inviolabilidad. El rey es la institución.
Tampoco han sido felices las declaraciones del gobierno, en cuanto a indicar que el emérito rey Juan Carlos I no ha huido de España porque no tiene ningún juicio abierto ni está imputado aún en ninguna causa, desacreditando hasta la definición del verbo huir que en realidad significa. "Alejarse precipitadamente de un lugar o de una persona por temor o para evitar un daño o un peligro". Exactamente coincidente con la acción del emérito que con total secretismo y opacidad, se alejó precipitadamente de la Zarzuela motivado por los "acontecimientos" y escándalos, según confirma el propio emérito en una carta a su hijo, Felipe VI. Una huída en toda regla que el gobierno de Sánchez intenta enmascarar como viaje ejemplar del ex monarca en defensa de no se sabe que democracia o cual interpretación constitucional y aún más grave trás la sospecha de una operación conjunta entre el Ejecutivo y algún ministro con el rey Felipe VI y el emérito Juan Carlos I, para contribuir con total complicidad a una huída pactada del territorio español, ocultando puerto de salida y destino.
En cuanto a sus socios de gobierno, Pedro Sánchez también ha recibido otro guantazo de los líderes de Podemos en total desacuerdo con las actitudes y declaraciones de los líderes del PSOE sobre el secretismo y opacidad de la huída del emérito.
Las Juventudes Socialistas y muchos militantes que no comprenden la actitud de su líder se desmarcan de la línea de Sánchez y no tienen empacho en reivindicar con más fuerza la república
No olvidemos que la última campaña a favor de la Tercera República se promovió desde las Juventudes Socialistas Españolas en 2018, aprovechando la fecha del 14 abril y, entonces, fue el secretario de Organización José Luis Ábalos quien los desautorizó públicamente, señalando que las juventudes deberían "atender a lo que el congreso estableció", tumbando una enmienda presentada por las juventudes, precisamente por el equipo de Pedro Sánchez.
Para ser republicano no sólo hay que aparentarlo o parecerlo. O se es, no no se es.

martes, 4 de agosto de 2020

La fuga cobarde del emérito convulsiona España y nos avergüenza en el mundo


Una fuga humillante para el pueblo español, para la justicia y la democracia. El rey emérito Juan Carlos de Borbón con destino desconocido, fuga de España tras los escándalos por supuesta corrupción que investiga la justicia Suiza, mientras desde la Zarzuela, se mantiene un total secretismo, salvo un documento hecho público sobre una comunicación del emérito a su hijo donde le hace conocer su intensión de abandonar España (Cuando en realidad ya había huído del país en forma clandestina).
Aunque la Casa Real, emitió a su vez un comunicado oficial que sólo apuntala a consolidar la monarquía y apuntala al emérito como legado histórico al servicio de España, sin pronunciar palabra sobre los escándalos del fugado Borbón.  "El Rey desea remarcar la importancia histórica que representa el reinado de su padre, como legado y obra política e institucional de servicio a España y a la democracia; y al mismo tiempo quiere reafirmar los principios y valores sobre los que ésta se asienta, en el marco de nuestra Constitución y del resto del ordenamiento jurídico". 
Esta fuga humillante, propia de un cobarde que no puede afrontar al pueblo español, sirve para silenciar aún más los entresijos que se tejen en la Casa Real y la fortuna de los Borbones. Muchos especialistas creen, que el emérito, efectivamente se exilia de España, no por una cuestión de principios (ni siquiera principios de familia, ya que abandona a su esposa la reina Sofía) sino para manejar supuestamente la fortuna que esconde en paraísos fiscales, ya que en España no pude mover un duro, tras estar investigado por la fiscalía anticorrupción, mientras desde la Moncloa y la Casa Real, se lanzan comunicados de halagos, sacrificios y heroísmo a un emérito que desde hace tiempo ha perdido el respeto y la consideración del pueblo, producto de murmullos populares no acallados y ahora refrendados por investigaciones judiciales. Además, si se ha exiliado en República Dominicana, como se sospecha, el rey no podrá ser extraditado a pedido de la Justicia española o Suiza, ya que ni nuestro país, ni Suiza estipulan en sus convenios, esta condición. Por otra parte, como varios analistas suponen, el emérito en el exilio podría alegar, en el caso de ser imputado en algunos de las investigaciones que le siguen, estado de enfermedad para ser interrogado, o bien como en el caso de Pinochet, inventar una enfermedad mental que lo desimputaría de cualquier causa y caso cerrado.
Nadie espera que el actual Rey Felipe VI, heredero principal de la fortuna borbónica mal a bien habida se esclarezca con el pueblo español en estas cuestiones, presentando simplemente, una declaración jurada de bienes y capital como todo buen ciudadano o funcionario español. Además y por otra parte, quien puede impedir, asegurar o negar que la influencia del emérito sobre su hijo, siga o no la política institucional española.
Ya no sirven declaraciones de buenas intensiones o disculpas institucionales. El rey es en si mismo una institución, así lo indica la Constitución del 78, con nombre y apellido con apropiación de la Jefatura de Estado a su antojo sin ninguna responsabilidad e inviolable por sus actos (privados e institucionales) y como tal, si el rey es corrupto, la institución "rey" Jefe de estado, por regla de tres, está corrupta. y esto no se arregla con papelitos de buenos augurios o de marketing de imágen, secretismo o ocultamientos. O se limpia la institución o todo queda como simple anecdotario.
En todo caso. esta huida humillante del emérito, quizás no sea impactante para muchos españoles, periodistas y políticos que siguen empeñados en defender a Juan Carlos de Borbón, buscando inconcebiblemente culpas ajenas, pero si esta claro, que es una vergüenza de España en la mirada del mundo.

lunes, 20 de julio de 2020

La BBC estima que "el legado Borbón español está en ruinas” pero esconde un tesoro billonario en la Zarzuela


La BBC radiografía en un punzante análisis la situación de la institución y las turbulencias de la monarquía española. Un escándalo de proporciones que apenas ha comenzado.
El periodista inglés de la BBC, James Badcock. En una extensa radiografía, fotografía y contextualización de la situación en la que está y en la que puede quedar la Casa Real con dos investigaciones abiertas en Suiza y España, como reputacional, con un incesante goteo de noticias que horadan el cuidado y protegido aura del ex monarca y salpica a la monarquía de Felipe VI.
A juicio de Badcock, a la manera en que va a pasar la historia el octogenario, alguien que parecía que iba a figurar en los libros como “un líder que condujo habilidosamente a España a la democracia desde la muerte del General Franco”, como un supuesto rey corrupto e incluso pervertido.
Su hijo, Felipe VI, totalmente desorientado, tratando de parecer austero, intentando mostrar distancia con su padre, cuando en realidad ambos viven en la Zarzuela, quitándole el presupuesto del estado, cuando en realidad, ese dinero queda en manos y a disposición de la casa Real y renunciando a una herencia, cuando en realidad, no se puede renunciar a algo que no se tiene.
Desde que el fiscal suizo Yves Bertossa comenzó a investigar los cien millones de dólares recibidos por el monarca por parte del rey de Arabia Saudí en 2008 (y su posible relación con las obras del Ave a la Meca) se han descubierto y conocido tantas cosas que son complicadas de resumir. Por ejemplo: las dos fundaciones (Lucum y Zagatka) ubicadas en paraísos fiscales como Panamá y Liechtenstein.
Ante el absoluto silencio de la Zarzuela sobre estos presuntos oscuros negocios del emérito, muchas teorías han inspirado a profundizar sospechas que estas cuestiones son sólo la parte visible del iceberg, y han suscitado conjeturas, cerrando un puzzle entre publicaciones y hechos concretos que el rey emérito, podía ser el eje de una trama conformado una intrincada red de inteligencia fiscal y blanqueo dentro y fuera de España de una magnitud super millonaria que le permitía acceder y ser accionista de los grandes grupos financieros e industriales, petroleros y de la energía en España incrustados en el IBEX 35, controlando la información, la economía, los servicios secretos, la venta de armas por sumas millonarias a Arabia Saudí, la política en España y en los fueros de la Unión Europea.
Todo comenzó con una foto en 2012 que hizo del elefante un cuasi icono republicano. Después vino lo de Urdangarín. En 2014 la situación comenzó a ser insostenible y el rey abdicó en su vástago varón. Sin embargo, lo peor estaba por venir. La entrada de Villarejo en escena (que grababa las conversaciones sin que Larsen lo supiera) permitió conocer los ingentes “esfuerzos por blanquear dinero” que realizaba el emérito para ingresarlo luego de intrincadas transferencias con testaferros en el lugar más seguro del mundo para él, la Zarzuela, a través de vuelos regulares, casi semanales por Barajas con valijas diplomáticas o bien por despegues y aterrizajes en pistas pertenecientes al Ejército.
Pero además, en el puzle de las teorías sospechosas, aparece la figura del afamado "pequeño Nicolás", un chico que podía moverse con vehículos oficiales de alta gama, podía sentarse en el sillón del director del Servicio de Inteligencia español, e invitado especial a la coronación de Felipe VI y "amigo" del emérito con el que sostenía conversaciones telefónicas, pues era uno de los pocos privilegiados que tenía el número privado de Juan Carlos I. Según, los que se apuntan a esta teoría, el "pequeño Nicolás" era el mandadero del emérito, que le ofrecía "carne fresca" para atemperar la vida sexual del monarca y por tal motivo podía moverse con total impunidad y dinero suficiente para los fines.
Todo a saltado por los aires, desde la primera información que comenzó con esos cien millones, "regalados" por Arabia Saudí con Corinna Larsen de por medio, que también recuerda Badcock, sirvió para comprar un dúplex de lujo en Villars-sur-Olon (Suiza) y la figura (como primer beneficiario) de un familiar lejano, Alvaro de Orleans en Mónaco que aparentemente figuraba como testaferro.
“¿Qué debería hacer Felipe VI?”
Las voces que piden que el actual rey de un paso son cada vez más contundentes e importantes. James Badcock menciona, por supuesto, a Pedro Sánchez, pero también a un histórico periodista monárquico, José Antonio Zarzalejos, que pide, entre otras cosas, que comience a realizar una declaración pública de bienes y de ingresos privados “como el resto de los políticos”. Cuestión poco posible porque abriría la gran "Caja de Pandora" que se cierne sobre la fortuna particular de los Borbones, que hace tiempo la prensa extranjera estimaba superior a los 2 mil millones por los movimientos de dinero en el extranjero, pero por nuevas investigaciones, abrieron la sospecha que el emérito sólo usaba paraísos fiscales para dirigir sus "regalos y comisiones" pero que luego, las iba acumulando en España, donde tiene inmunidad y un bastión inviolable a cualquier contingencia legal en la Zarzuela, a través de valijas diplomáticas o viajes aéreos privados y blindada a cualquier allanamiento judicial sea el que fuere. Un tesoro en divisas, oro, joyas, acciones bursátiles y documentos de valor incalculable, que algunos estiman superior a los 100 mil millones, que podrían ser el motor y poder del monarca en cuestiones e injerencias, desde aquel paripé de "golpe de estado" de Tejero, en la economía, la política y la justicia de España e incluso cambiar la historia hasta ahora no contada.
El emérito es un okupa de la Zarzuela y bajo ningún punto de vista debería permanecer en el palacio exclusivamente blindado al Jefe de Estado y precisamente el Jefe de Estado, el rey Felipe VI debería desalojarlo de inmediato. Es algo simple de asimilar, por cuanto nadie estaría de acuerdo que el presidente se llevara a todos sus familiares para vivir en la Moncloa o bien que conviviera con los expresidentes por pura ocurrencia de aquellos. Ni siquiera el Papa Francisco convive con el emérito Benedicto XVI.
El silencio de la Casa Real sobre estas cuestiones, no deja margen más que la libre interpretación de armar un puzzle antojadizo, acomodando pedacitos sueltos y dispersos y lo cierto es que la opacidad de la Zarzuela es más que elocuente que permite la divagación. La pregunta es, porqué la monarquía no aclara de una vez por todas su situación para limpiar sutilezas y en cambio deja que la imagen de los borbones en la opinión pública se deteriore día a día. La respuesta puede ser simple. Hay algo muy gordo y muy grande y muy grave para esconder, posiblemente "la caja de Pandora" en custodia del rey emérito por el puro consentimiento de su hijo.

miércoles, 8 de julio de 2020

Felipe VI tiene inmunidad y podría continuar con los testaferros, paraísos fiscales y supuestos negocios sucios de su padre

El rey Felipe VI tiene inmunidad absoluta en España, tanto como su padre durante su reinado y es uno de los herederos de la fortuna, negocios, asociaciones, cuentas en paraísos, empresas fantasmas o lo que fuera legales o no, que deje su padre. Y ante la opacidad de las cuentas borbónicas, muchos suponen que hay un entorno de grandes fortunas españolas asociadas a la monarquía y se proveen y aprovechan de la monarquía en cuanto a beneficios y prebendas o blanqueos. Es más, hay quienes aducen que banca y seguros, empresas de energía, constructoras y una red de asociaciones, fundaciones serían el fuerte de casi toda la economía española que estarían bajo la influencia del monarca y sus negocios particulares, incluso en el uso mediático y el fuerte condicionamiento como poder "de facto" para interferir en la tendencia política y gobierno. El rey, siendo rey y jefe de estado, tiene inmunidad, pero también abraza con inmunidad a todos los que operan con él, su influencia y su entorno.
Es muy difícil creer que el actual monarca, desconozca absolutamente sobre estas cuestiones e incluso que desconozca la identidad del personal que de manera supuestamente poco clara maneja la fortuna de Juan Carlos I.
Una fortuna de estas características que podrían superar los 5mil millones de euros, no podría quedar expuesta a volatizarse o quedar a merced de cualquiera que pase por la esquina y aún más, considerando los supuestos de dinero escondido en paraísos fiscales, el uso de testaferros, acciones en empresas y banca o la complejidad de una ingeniería fiscal para evadir impuestos.
Por lo tanto, el actual Rey de España, Felipe VI no sólo que debe estar informado de todo ese patrimonio y posible trama si la hubiere como se sospecha, y obviamente debe saber muy bien sobre todo el personal de confianza tanto en España como en el extranjero que operan y operaban con su padre. Es beneficiario de la fortuna, provenga de buena o mala ley y nadie se cree que con un gesto de honestidad, Felipe VI ponga sobre la mesa todos los documentos de las finanzas, empresas, acciones y depósitos millonarios que ha gestado su padre, para limpiar las grandes dudas que se ciernen sobre la extraña y sospechosa fortuna de la monarquía.
En realidad el rey, debería estar sometido a una declaración jurada de bienes como todo buen ciudadano español, pues si no hay nada que esconder no hay nada por que temer. Además, si bien es cierto, nadie puede quitarle su futura herencia o fortuna, sería patriótico que sometiera, todo el entramado de negocios, asociaciones, dinero en paraísos o lo que sea se supone será su herencia, a una amnistía fiscal como medida excepcional para blanquear lo fuera necesario blanquear incluso su propia corona.
Ya no es suficiente, un simple discurso "no volverá a suceder", "la justicia es igual para todos", "he renunciado a la herencia de 100 millones" o un viaje de 40 días por España para limpiar la imagen o al menos para distraer un poco el escándalo que se cierne sobre Juan Carlos I.
Si bien Felipe VI no está salpicado por el caso Juan Carlos I, (al que sólo le pueden caberle juicio por hechos consumados desde su abdicación), Felipe VI será en el futuro quien regente la "mala fortuna" de la manera que le venga en ganas, mejor que su padre, peor o igual, quizás con la misma gente y con los mismos métodos de su padre sin que nadie pueda impedirlo ni siquiera sacudirlo ni inquietarlo ni molestarlo.
Además, cómo se puede compatibilizar la administración de tanta fortuna e intereses personales como se sospecha de Juan Carlos I, quien supuestamente hizo uso del Servicio de Inteligencia Español, Villarejo incluído y posiblemente Pujol con algún negocio, o embajadas y buró de abogados, entre otros para su propio beneficio y bolsillo y al mismo tiempo atender el ejercicio de la función de Jefe de Estado.
Un jefe de estado bien puede ser inmune a errores o actuaciones poco dignas en lo que corresponde a su competencia y obligaciones constitucionales, pero no puede ser inmune a delitos de lesa humanidad, robos, contrabando, violación, falsificación, distribución de drogas, corrupción, delitos fiscales o económicos o el uso de instituciones del estado o de su cargo para enriquecer su patrimonio personal, entro otros.
Por estas razones y muy otras, muchos juristas opinan que la inmunidad de la monarquía en España, se trata de una aberración constitucional de cualquier estado de derecho en las democracias adelantadas y modernas.